Terroirs que enveran

El envero debe ser rápido y uniforme. Pasar del color con el que todas las bayas nacen, el verde, a todas las tonalidades de la uva que conocemos es un proceso madurativo clave para la uva. En nuestros viñedos a menudo vemos la evolución lógica teniendo en cuenta altitud y latitud, son pocos metros de diferencia, y las variaciones son sutiles, pero las encontramos y cada año nos sorprenden.

Así, nos hemos entretenido mirar para describiros, en este post, todas las variaciones entre los diferentes terruños, en este cambio efímero de estos días. Los primeros de cambiar de color son los del llano, garnacha blanca y tinta, macabeos y otras uvas que utilizamos para los vinos más jóvenes. Son el origen de la bodega, donde comenzamos y a partir de donde hemos ido aprendiendo lo que sabemos.

Después tenemos los viñedos de montaña de Vilajuïga, enclave granítico, terraprim agreste lleno de plantas aromáticas. Se plantaron entre 1998 y 2002, y buena parte de ellos fueron el proyecto de final de carrera de Anna. Comenzamos a ascender de nuevo a la montaña para reencontrar los terroirs empordaneses auténticos. Son 25 hectáreas completamente ecológicas, de variedades tintas, donde predominan las mediterráneas. Fue también nuestra primera experiencia a la hora de rehacer terrazas, tan importantes para evitar la erosión en nuestro clima de lluvias torrenciales.

Más tarde, le toca el turno a Rabós, viñedos muy viejos, de entre 30 y más de cien años de variedades como cariñenas, garnacha tinta, blanca y roja. Viñas viejas y sabias, plantadas siempre sobre pizarras. Se trata de rendimientos muy bajos, que dan complejidad y potencia. Buscábamos viñedos que nos enseñaran quiénes somos, quiénes éramos, y encontramos estas joyas.

La última finca que envera es la de Mas Marés, viñedos junto al mar, en el Cap de Creus. Son garnachas, picapoll y monastrell ecológicos en un proyecto agroforestal que tiene como objetivo recuperar el mosaico mediterráneo combinando las viñas con alcornoques, pastos y estepas. Aquí encontramos granitos, tramontana y viento de mar, la suma ideal para hacer vinos bien mediterráneos: complejos, intensos y delicados.

Dicen que en la variedad está la riqueza y nosotros añadimos que también el aprendizaje!

Posts relacionados

Deja un comentario