Plantamos barbados

Esta semana hemos tenido una tregua de tramontana y por fin hemos podido reanudar la plantación de barbados.

Los barbados son los pies de la cepa, que llevarán al cabo de un tiempo el injerto de la variedad que escogemos. Los portainjertos se plantan y se dejan un año o dos para que se adapten bien a la tierra. Todas las cepas que tenemos son injertados de cepa americana, un pie, por tanto, que no es de variedad local.

Ahora bien, todas las cepas son injertados y de hecho es la única manera que tenemos para que la filoxera no haga enfermar la planta.

Hace unos días os contábamos que una de las tareas que hacemos durante el invierno es arrancar variedades que con el tiempo hemos visto que no se adaptaban y no daban muy buen rendimiento. En los últimos años y gracias al estudio de la biblioteca de variedades de las viñas viejas, hemos redescubierto variedades que vivían entre nosotros, más o menos olvidadas, como la cariñena blanca, la picapoll negra, la picapoll roja o la garnacha roja (lledoner roig).

Dentro uno o dos años, escogeremos una de estas variedades locales y podremos empezar a injertar plantas. Mientrastanto toca esperar e ir siguiendo los ciclos largos de la naturaleza.

Posts relacionados

Deja un comentario